Imprimir
Categoría: Tenis
Visitas: 212

El correntino Leonardo Mayer, que todavía se encuentra descansando, comienza a vivir todo lo que será la complicada serie de cuartos de final ante Serbia, que se disputará del próximo 17 al 19 de julio en Tecnópolis.

Tras una buena performance en su participación en Wimbledon, certamen que todavía se está disputando en Londres, el correntino Leonardo Mayer ya regresó al país para afrontar lo que serán los entrenamientos preparativos para la difícil serie de cuartos de final de la Copa Davis enfrentando al equipo de Serbia, que hasta el momento no contaría con el número uno del mundo, Novak Djokovic, que dejó su presencia inconclusa para la llave que se disputará en Buenos Aires.

A la espera de lo que será una más que complicada serie de cuartos de final del próximo 17 al 19 de julio en Tecnópolis, Buenos Aires, el equipo argentino de Copa Davis ya se encuentra realizando los primeros trabajos competitivos y de preparación para enfrentar a un seleccionado serbio que no posee en su lista de convocados a Djokovic y que dejó como líder del conjunto a Viktor Troicki, ubicado en el puesto 24 del ranking mundial, al que se une otro histórico del tenis serbio como Janko Tipsarevic, 486, que vuelve a la competencia en copa después de una larga ausencia por lesión.

El número uno del mundo, que hasta el momento no confirmó su participación en la serie, se sumaría al tandilense Juan Mónaco, que la última semana decidió no competir en la llave por una lesión. A raíz de la decisión de no competir de Mónaco, Mayer se erige una vez más como líder del equipo después de su gran rendimiento en la primera ronda ante Brasil, una eliminatoria en la que venció en sus dos partidos, el segundo un maratón agónico en el que tuvo que emplearse durante 6 horas y 42 minutos para doblegar al João Souza. El "yacaré" se encuentra en el que probablemente sea el momento más dulce de su carrera y ocupa actualmente su mejor puesto en el ranquin ATP, número 21, desde que se iniciase como profesional.

Junto al correntino, se encontrará el chascomusense Carlos Berlocq, que sería la otra cara de la moneda en una temporada en la que su mejor resultado ha sido la semifinal en Buenos Aires en la que cayó frente a Rafa Nadal el pasado febrero. A pesar de no haber transcurrido su mejor año, Berlocq destaca siempre por sus grandes actuaciones en Copa Davis, una competencia que combina a la perfección con su carácter combativo y será sin duda una de las grandes bazas del capitán Daniel Orsanic. Además, estarán el bonaerense Diego Schwartzman y el azuleño Federico Delbonis, quienes serán decisivos en la eliminatoria, y que llegan con buenos resultados sobre polvo de ladrillo, algo que será clave para las aspiraciones del equipo argentino, que no tiene un buen historial ante los serbios.