El correntino Leonardo Mayer, que se instalará con su familia en España hasta fines de junio para disminuir la exigencia física del calendario, se mostró conforme con el inicio de temporada.

Entrenando fuerte en Buenos Aires, porque “no se puede regalar un descanso”, se encuentra Leonardo Mayer, tenista correntino que actualmente se ubica 46º en el ranking mundial. Después de sus buenos resultados en el comienzo de la temporada, planifica minuciosamente los pasos a dar en el circuito. Con el aplomo que le dan tantos años en la elite del deporte blanco y cuando está próximo a los 31, el “Yacaré” sabe que no debe saltear pisadas para seguir firme en el “top 50”.

“La verdad que empecé muy bien. Hice cuartos de final en Buenos Aires, de ahí fui a Río (de Janeiro) y no tuve mucho tiempo para adaptarme; después en San Pablo otra vez cuartos de final perdiendo en un partido muy parejo (2-6, 7-6 y 6-7 con el uruguayo Pablo Cuevas). En Indian Wells jugué muy bien (llegó a cuartos de final y cayó ante Juan Martín Del Potro) y en Miami también, me tocó enfrentar a (Borna) Coric que después alcanzó las semifinales y venía jugando muy bien… Todos los partidos que perdí fueron con marcadores muy ajustados. Eso es positivo porque significa que nunca solté los partidos, jugué mucho y es bueno para la competencia”, reflejó entusiasmado Mayer en diálogo con “El Deportivo” de radio Continental.

Al hablar de las cuestiones vitales de su juego, se refirió al servicio y no dudó en afirmar que “es lo que me da de comer, es lo que mejor manejo. La verdad que cuando va bien el tema del saque, se acomoda muchísimo el juego de fondo también, porque me siento más al ataque, entonces eso hace que juegue mejor. Hay veces que no funciona tan bien pero es un recurso que me rinde mucho en los partidos”. Los resultados se fueron dando a partir de una mejor condición física y mental. “Me estoy sintiendo muy cómodo a la hora de competir los partidos, algunos se juegan mejor, otros no tanto… pero bueno, en la competencia en sí hay que tratar de luchar los partidos, de enmarañar un poco a veces si no se juega muy bien, así voy encontrandole la vuelta por un lado u otro”, dijo.

Asimismo, “Leo” explicó que “lo principal es vivir día a día los torneos, no acelerarse. Ir tranquilos, pensar: hoy jugamos, se va a jugar dos horas y media a full. Después de eso se verá qué se hace y no irse mucho más adelante. Si vas muy adelante, eso hace que uno se canse más. Porque todavía no terminó el partido, no terminó la entrada en calor, no pasaron los entrenamientos para jugar y eso es difícil entenderlo cuando es más chico. Porque vas mirando mucho más adelante, por ejemplo, el juego de aquel me molesta mucho, con éste no quiero jugar. Entonces ahora, es focalizarse en el rival de turno y pensar que son dos horas y media en cancha en los que hay estar a full (…) Eso te da la experiencia y los años de competencia también”. A diferencia de algunos años atrás, ahora Mayer va acompañado por su mujer Milagros y su hijo Valentino. “Ya viajé mucho solo y te cansa. Ya no me gusta irme solo. Fui por ejemplo a Río y a San Pablo solo y me sentí raro”.

Es por ello que el correntino irá con su familia. “Nos quedaremos en Europa hasta después de Hamburgo (fines de junio) por un tema de logística. No nos conviene ir y venir, porque es un gasto energético muy grande el ida y vuelta en los aviones y todo lo que conlleva un viaje. Entonces nos quedaremos por España para entrenar cuando haga los cortes del calendario”, comentó. Sobre lo que sigue para él en el circuito ATP, detalló: “No iré a Montecarlo. Voy a Barcelona, Estoril, Madrid y, ahora que entré, Roma, lo bueno es que puedo elegir si ir o no porque entro en la segunda lista, no en la primera. Entonces, si no voy, no tendré multa (…) Eso me da un margen, porque si vengo jugando mucho, no iría a Roma por ejemplo… y de ahí ya toca París después”. A propósito del Roland Garros, señaló: “Es una gira muy linda y muy cansadora a la vez, porque es muy larga y se cambia mucho de superficie. En París es una, después en Wimbledon es otra y se vuelve al polvo de ladrillo. En el medio hay muchos torneos, así que tenés que ir tranquilo eligiendo los torneos y las semanas de entrenamiento también, que son muy importantes”.

Sobre la Davis: “Es un poco raro no jugarla”

Leonardo Mayer se convirtió en un símbolo argentino en la Copa Davis. Sin embargo, hoy no forma parte del equipo y justo en el fin de semana del clásico ante Chile, confesó: “Es un poco raro no jugarla, pero nos vamos acostumbrando a otra etapa”. “Argentina tiene un buen equipo, muy completo y corre con cierto favoritismo ahora. Ojalá demuestre eso en la cancha”, dijo en la previa de la serie que tendrá lugar desde hoy en San Juan. Sobre el trasandino Nicolás Jarry, su reciente rival en el circuito, “Leo” comentó: “Es un jugador muy bueno y sobre todo rinde en Copa Davis, lo cual es fundamental en esta competencia. Después, un single o dos que por ahí no tienen el mismo nivel (Christian Guarín, un joven de 21 años ubicado en el puesto 217º de la ATP) al que también es difícil ganarle, pero Argentina es más pareja en el equipo que tiene”, con Diego Schwartzman (15º del mundo) como líder junto a Nicolás Kicker.

 

 

Facebook - Despues Del Juego
Twitter - @despuesdljuego
Instagram - @despuesdeljuego
Youtube - Despues del Juego Corrientes