https://pxc.cdn.ellitoral.com.ar/litoral/102018/1539054797291.jpg?&ma=3&cw=970&ch=606El entrenador de Libertad, el mejor equipo del torneo de ascenso liguista destacó la calidad del juvenil elenco que dirige y acaba de consagrarse. “Nada es fruto de la casualidad”, confesó y remarcó que “este fue un plantel solidario y el esfuerzo de equipo nunca faltó”.

Víctor Franco es un entrenador muy joven que hace dos años logró el ascenso a la Primera División A al frente de Juventud Naciente de San Luis del Palmar, equipo que acaba de perder la categoría. Esta temporada asumió al frente de Libertad, para encarar la recta final del Torneo Oficial, y nuevamente consiguió el salto de categoría, además de consagrarse campeón del certamen de la Primera División B.

El sábado pasado, y como para no dejar lugar a dudas, el Decano le ganó en su cancha a Deportivo Empedrado, por 2 a 1, y se coronó campeón sin necesidad de depender de otros resultados para conseguir el título y concretar el salto de categoría. “Creo que nada es fruto de la casualidad”, confesó Franco. “Cuando las cosas pasan es porque uno provoca algo para que así sea. Con Juventud Naciente y Libertad sucedieron cosas muy diferentes, pero logramos obtener un mismo objetivo, que fue ascender”, subrayó.

Franco recordó que “en San Luis del Palmar tuvimos tiempo, se pudo trabajar en lo táctico, en lo físico, en darle una fisonomía al equipo, y lo logramos: cada jugador tenía una función dentro de la cancha, sabía a quien tenía que marcar o quien era el encargado de ejecutar un tiro libre o un córner. Cosas sencillas, pero que para conseguirlas se necesita de tiempo y que luego partido a partido se van haciendo costumbre en el funcionamiento del equipo”. “Ese trabajo a la larga dio sus frutos y logramos el ascenso y el campeonato, que no fue poca cosa, y con algunas fechas todavía por jugar en esa oportunidad”, remarcó.

“Acá, en Libertad, la cosa fue diferente”, destacó Franco. “A pocas fechas de culminar el torneo tomamos el equipo y tratamos de amoldarnos al resto y no al revés. Por eso tengo que agradecer a Américo Echeverría que confió y nos dio la oportunidad de trabajar en el club”, agregó. Franco remarcó el potencial del Decano, ya que “Libertad tiene un grupo de jugadores muy jóvenes, pero con mucho talento y eso no es fácil de encontrar. Al punto que sé que algunos de ellos van a ser tenidos en cuenta por equipos profesionales de Buenos Aires. Se van a llevar a jugadores con mucho futuro de acá”, indicó.

Acerca del trabajo colectivo del campeón, destacó que “a pesar del poco tiempo que llevamos juntos logramos encontrar un grupo bien formado, con mucho respeto hacia lo que se trataba de inculcarles en cada partido, y eso fue fundamental para lograr el sueño del ascenso”. Libertad alcanzó el campeonato con un total de 33 puntos, consecuencia de 10 triunfos, 3 empates y, apenas, 2 derrotas. El Decano anotó 29 goles y fue la defensa menos vulnerada con 9 tantos en contra.

“Este fue un plantel solidario con sus compañeros y el esfuerzo por el equipo nunca faltó”, destacó el DT. “Para esta última fecha sabíamos que estábamos a un paso de ascender y salimos a jugar enfocados en ese objetivo”, confesó. Finalmente el entrenador no quiso olvidarse del valioso apoyo familiar recibido: “mis hijos que me siguieron a todos lados y me estuvieron apoyando en todas las canchas donde jugaba el equipo, esto también es para ellos y toda mi familia”, remarcó.

 

Fuente: Diario El Litoral

 

Facebook - Despues Del Juego
Twitter - @despuesdljuego
Instagram - @despuesdeljuego
Youtube - Despues del Juego Corrientes