El capitán de Regatas Corrientes, Paolo Quinteros, gran ausente en la serie final contra San Lorenzo por la fascitis plantar, manifestó su impotencia. “Me quedo con la tranquilidad de que cuando el equipo estuvo completo demostró que no fue casualidad haber llegado a la final”.

Paolo Quinteros, uno de los puntales en la campaña de Regatas y que venía teniendo un alto grado de presentismo -se perdió apenas un partido de la etapa regular-, se mostró dolido por la fascitis plantar que lo aquejó en los playoffs. Por eso, aún con el meritorio subcampeonato en la Liga Nacional de Básquetbol, el escolta entrerriano dejó en claro que podían llegar a amargar a San Lorenzo en caso de estar en plenitud durante la serie final.

Quinteros, quien ratificó su vigencia a los 38 años, dijo sentir “bronca e impotencia por no poder estar; de sólo haber podido jugar 15 minutos (en el juego 3) de esta final”. “La verdad es que atrás de todo esto hay un trabajo inmenso realizado durante 10 u 11 meses y el hecho de haber llegado a un objetivo, como clasificar a esta final, y no poder participar, obviamente que da mucha bronca e impotencia verlo de afuera. Los chicos dejaron todo dentro de la cancha y uno sin poder ayudar, la verdad que duele y mucho. Pero también me quedo con la tranquilidad de que cuando el equipo estuvo completo, aunque sea por medio tiempo, le demostró a San Lorenzo que no fue casualidad haber llegado a la final”, analizó.

Enseguida, el capitán regatense remarcó: “El trabajo que hicimos fue tremendo. Al principio nadie daba 3 pesos por el equipo, nosotros también teníamos ciertas dudas y después nos fuimos acomodando, nos fuimos dando cuenta el potencial que teníamos. Y pudimos ir demostrando que no eran casualidad las cosas que se iban dando. Era todo fruto del trabajo y del esfuerzo que veníamos haciendo. En ningún momento el equipo se entregó ni bajó los brazos, no fue conformista, siempre quiso más y no poder coronar eso obviamente que da mucha bronca”.

Para Quinteros fue clave en el desenlace de la serie ante San Lorenzo las ausencias que padeció Regatas. Tanto la suya como la de Donald Sims, quien viajó a Estados Unidos para casarse y volvió recién a partir del tercer match. “El equipo lamentablemente no pudo estar los dos primeros partidos tampoco completo y es una lástima que no hayamos podido competir de igual a igual en esta final, porque me animo a decir que no sé quién hubiese sido campeón”, aventuró el goleador.

Haber realizado un trabajo relevante en la campaña le permite pensar al experimentado jugador en continuar, al menos otra temporada más. En ese sentido, no dudó: “Yo tengo ganas de seguir. Este año quedó demostrado, no tuve ningún inconveniente durante toda la Liga. Es una competencia larguísima, con muchísimos partidos; y nosotros seres humanos, es lógico que en algún momento el cuerpo te pase factura. Muchos viajes, muchos partidos, muchos minutos… y bueno, demasiado. En este caso no fue muscular ni nada, fue haber pisado mal, que está dentro de las reglas del juego. Pero las ganas están intactas y obviamente que me quiero tomar revancha de esto y voy a hacer hasta lo imposible para tratar de estar nuevamente en una final”.

En cuanto a si su futuro puede estar ligado a Regatas, donde lleva seis años consecutivos, Quinteros aclaró: “La verdad es que todavía no sé nada qué se va a hacer con respecto a la temporada que viene y el resto de los chicos no sé qué es lo que la dirigencia quiere. Ojalá esté el deseo de mantener la base, la columna vertebral. Sé que hay que hacer un esfuerzo grande, pero bueno, vamos a ver y a esperar para saber lo que sucede a futuro”.

 

Nota: Diario Epoca

 

Facebook - Despues Del Juego
Twitter - @despuesdljuego
Instagram - @despuesdeljuego
Youtube - Despues del Juego Corrientes